Sitges, Official Websites : Hotel Celimar & Hotel Piccadilly

HOTEL CELIMAR SITGES

Celimar Hotel Sitges

¿Qué ocurrió entonces para que Rusiñol se aficionara rápidamente a Sitges, adonde había venido a parar por pura casualidad? La estancia de Rusiñol en Sitges durante estos días no está clara a través de sus comentaristas. La primera idea que yo tuve de Sitges la tuve por Rusiñol, que un día en la librería de López, tuvo conmigo una conversación parecida a esta:
- ¿No conoce usted Cataluña?
- Solamente Barcelona, don Santiago.
- Pues hay pueblos en la costa que son como Circes o como sirenas misteriosas... Llega usted para unas horas y se queda media vida. Cuando tenga tiempo vaya usted a Sitges. Yo le daré cartas para allá y pueda usted ver el Cau Ferrat y estarse unos días... A lo mejor se queda allí.
- ¿Usted no va ahora?
- No, yo he encontrado la playa de Aranjuez y me sientan bien las fresas.
Mas y Fontdevila, barcelonés, de las Ramblas (antigua calle de las Arcadas Nobles), tenía entonces cuarenta años. Había estado mucho tiempo en Italia. Se había casado en la villa de Sitges y vivía en ella desde 1880. Era dos años mas joven que Juan Roig y Soler, especializado en la pintura de flores, también nacido en Barcelona, que fue el que descubrió Sitges a don Arcadio.
Vivía Mas y Fontdevila frente al casino del Prado, y pintaba en aquel momento en el macizo que hoy constituye el Maricel, en el Hospital de San Juan.
El que Mas y Fontdevila llevase, como parece casi seguro, a ver sus pinturas al antiguo Hospital, aclara mucho la decisión de éste de comprar alguna casa en sus inmediaciones, ya que, conociendo a Rusiñol, aquel barrio, el barrio histórico de Sitges asomado al mar, era el que tenía que cautivarle.
Mas y Fontdevila encontró pronto la casa que podría convenir a Rusiñol. Allí mismo estaba, medio en ruinas, con un corral y colgada milagrosamente del mar. Rusiñol compró la casa a precio de bohemio realmente. Pertenecía al Obispado de Barcelona por testamento de la que había sido su dueña, y el Obispo se la vendió a Rusiñol por noventa y cinco duros.

Índice - Página 45
Hotel Celimar Sitges
Web Map